Enlaces de Interés

 

Finanzas maternales para el futuro de los hijos


Las madres de esta era tienen un buen abanico de opciones para asegurar los recursos de la educación de sus hijos. La clave es la previsión y la correcta inversión fiduciaria.

Con motivo del Día de la Madre, que en Colombia se celebró el 14 de mayo, pero que para nuestro interés lo celebraremos todo el mes de mayo, recordamos, al igual que algunos medios de comunicación, que las madres ejercen todas las profesiones en su diario vivir, desde administradoras hasta abogadas. Todo en beneficio de sus hijos e hijas.

Bien, aprovechando la coyuntura y lo emotivo de la fecha y el mes, por qué no plantear que las madres también tienen todo de economistas. Mejor: de financistas familiares. En tiempos agitados para la economía nacional, ellas son los líderes de cada hogar los que tienen la responsabilidad de diagramar el futuro académico de los hijos, con bases económicas sólidas.

Para muchas madres el objetivo a largo plazo (para algunas será a mediano) es que sus hijos completen sus estudios profesionales. En un contexto laboral cada vez más competido y globalizado, la profesionalización dejó de ser un lujo para convertirse en una obligación. Completar esa empresa requiere de buena administración de los recursos y sobre todo una dinámica de gastos balanceada. 

Y no es necesario tener una especialización en macroeconomía para desarrollar una importante labor como profesionalizar a los hijos. Por el contrario, las viejas fórmulas de los tiempos de antaño se pueden reditar. Basta con aplicar la infalible fórmula del ahorro más inversión inteligente, como en tiempos de la abuela, para emprender la rocosa tarea de financiar la educación universitaria.

Es necesario que la jefa del hogar entienda como pocos que la economía es dinámica y siempre considerar las coyunturas. Por ejemplo: actualmente la fotografía de nuestro mercado es de transición, pasamos de la crisis a la oportunidad. Estos ciclos son normales, pero pueden cambiar las formas y sobre todo los montos de ahorro. Lo más recomendable para todas las madres es asesorarse por un experto.

Hoy en día, el sistema financiero en Colombia entrega buenas opciones para que las familias inviertan sus recursos en fondos de inversión colectivas, que garantizan la seguridad en el manejo y los rendimientos necesarios para que el dinero no se quede quieto, como si estuviera debajo del colchón.

Los Fondos de Inversión Colectiva (FIC), por ejemplo, son mecanismos de ahorro e inversión administrados, entre otras, por las Sociedades Fiduciarias, entidades que son vigiladas por la Superintendencia Financiera. Para tener más claridad: diariamente la Fiduciaria valora los activos del FIC y los resultados que tenga serán distribuidos entre todos los inversionistas de acuerdo con su participación. El cliente puede retirar sus recursos en el momento en el que lo solicite, tratándose de FIC abiertos, en el caso de los cerrados deberá permanecer el tiempo estipulado o pagar una multa por su retiro anticipado.

Se trata, como tantas otras veces, de pensar en el futuro de los hijos. La educación financiera, que no es más que algo que las mamás han aplicado por siglos, puede convertirse en la llave para garantizar la financiación de los estudios universitarios de una generación que sí o sí tiene que profesionalizarse para competir un mundo laboral globalizado y especializado.

Compartir